"TENEMOS QUE METER A LA CÁRCEL A FORMALES QUE NO PAGAN IMPUESTOS"
1 de diciembre de 2017

Elmer Cuba fue uno de los expositores más esperados del segundo día de CADE 2017. Su posición de director del BCR, junto con su condición de principal economista del fujimorismo en la última campaña presidencial, lo pueden colocar en una posición privilegiada para "unir las cuerdas separadas" de las que habla el eslogan del evento. La agenda de Cuba tiene prioridades claras: reforma laboral, mejora de la recaudación tributaria y una reforma educativa. ¿Será posible aterrizar esas prioridades en un acuerdo político?Le han dado el encargo de hacer una presentación sobre la economía peruana dentro de 20 años, un reto de futurología al que los economistas usualmente rehúyen. ¿Cuál es el principal desafío que ve en ese plazo?Lo central en el mundo es la sociedad del conocimiento. Si invertimos más en la gente, vamos a poder triunfar en la globalización, y hoy no estamos igualando las oportunidades. Así como dejamos minas en el suelo sin explotar, más grave es dejar personas fuera de la escena por mala educación.¿Cómo abordar el reto?Primero, igualemos las oportunidades con Internet, con servicios públicos. Después, parece mentira, pero solo 70 mil personas en el Perú pagan más impuesto a la renta personal que toda la minería junta. Imagínate si fuese el doble de personas, eso equivaldría a duplicar la producción minera. El conocimiento genera valor. ¿Qué se está esperando en cuanto a la reforma tributaria?La reforma tributaria no es ninguna ley. Tenemos leyes tributarias muy avanzadas en comparación con las existentes en otros países. Lo que falla es la gestión. Tenemos que meter a la cárcel a algunas personas formales que evaden impuestos. Nos hemos concentrado en perseguir a los malos que gastan mal, pero no a los malos que no pagan.¿Ve avances del gobierno en este tema? Había muchas expectativas de la reforma de la Sunat.Aún no, pero espero ver algunos resultados de corte más penal en los próximos doce meses. Eso le haría bien al país, porque queremos un Estado proporcional al ingreso per cápita del Perú, que es un país de ingresos medios. Sin embargo, nuestra recaudación es de país del tercer mundo.