SOCIAS DE ODEBRECHT CAMUFLARON SOBORNOS, SEGÚN TESIS DEL FISCAL
4 de diciembre de 2017

Al cierre de esta edición, el magistrado Richard Concepción Carhuancho se había tomado un segundo receso para analizar a profundidad el pedido de 18 meses de prisión preventiva que formuló la Fiscalía para los cinco directivos de las empresas que se consorciaron con Odebrecht para ejecutar los tramos II y III de la Interoceánica Sur. La tesis fiscal, expuesta en la primera parte de la audiencia de ayer, es que las firmas peruanas Graña y Montero, JJC Contratistas Generales e ICCGSA se asociaron a la compañía brasileña, en el primer semestre de 2005, sabiendo que debían pagar US$20 millones en sobornos para el ex presidente Alejandro Toledo.El fiscal Hamilton Castro, quien sustentó la solicitud de prisión en la Sala Penal Nacional, resaltó que fue Jorge Barata, ex directivo de Odebrecht en Perú, quien reconoció que las compañías socias "sabían" del pacto ilícito al que se había llegado con Toledo. En esa línea, Castro argumentó que la prueba de ello es que, en 2011, las empresas le cedieron a Odebrecht buena parte de sus utilidades y que esa acción fue "camuflada" bajo "riesgos adicionales": JJC 85%, ICCGSA 81% y Graña y Montero 33%