DISFRAZARON DE "RIESGOS ADICIONALES" A SUS COIMAS
4 de diciembre de 2017

"Hoy el Perú será testigo si el sistema de impartición de justicia trata con la misma vara a todos los ciudadanos en el Perú". Con esa frase, el fiscal anticorrupción Hamilton Castro inició su intervención en la audiencia convocada por el juez Richard Concepción Carhuancho.En esta audiencia judicial sustentó su pedido de prisión preventiva contra -según explicó- cinco de los empresarios más connotados del Perú, a quienes acusa de presuntos delitos de colusión y lavado de activos. Se trata de Fernando Camet Piccone, presidente de JJ Camet Contratistas Generales; José Castillo Dibós, director general de Ingenieros Civiles y Contratistas Generales (ICCGSA); y los altos ejecutivos de Graña y Montero Gonzalo Ferraro Rey, Hernando Graña Acuña y José Graña Miró Quesada.Ellos, según denuncia la fiscalía, respaldaron y apoyaron al ex representante de Odebrecht en el Perú Jorge Barata en las negociaciones ilícitas con el ex presidente Alejandro Toledo para el pago de una coima de 20 millones de dólares.