FISCALÍA Y PODER JUDICIAL RESISTEN A PRESIONES
3 de diciembre de 2017

El aplausómetro no miente. Después de la ministra de Economía, Claudia Cooper, el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, fue el segundo más ovacionado ayer en la jornada de cierre de la 55º Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE 2017), tras pronunciar un discurso ameno y a la vez firme en defensa de la autonomía del Ministerio Público.Sánchez decidió responder desde Paracas a la arremetida de la cual es víctima por parte de la bancada mayoritaria de Fuerza Popular. "Respeten nuestra autonomía, nuestra independencia, déjennos trabajar. Nosotros cumplimos con nuestro trabajo, pero a veces eso no se entiende y, ciertamente, algunos neófitos en la materia nos denuncian", apuntó, en clara referencia a la acusación constitucional que avanza en su contra.El fiscal mencionó que la determinación para que Jorge Barata pueda pasar ahora a la condición de colaborador eficaz dará lugar a muchas investigaciones. "No hay corona para nadie", advirtió.En posterior diálogo con la prensa, Pablo Sánchez respondió a las críticas sobre la supuesta descoordinación entre el Ministerio Público y las procuradurías, y aprovechó para dirigirse al fujimorismo, en un ejercicio de memoria.Sánchez sostuvo que la fiscalía afina la coordinación con los procuradores. "Ciertamente en la época de Montesinos se coordinaba más, se coordinaba mejor", ironizó.Por su parte, el presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, reiteró su respaldo a la autonomía de los órganos constitucionales, tanto del Poder Judicial, como del Ministerio Público y del propio Congreso para realizar tareas propias de su competencia.(Edición sábado).