DECISIÓN DEL JUEZ SERÁ REVISADA POR UNA SALA SUPERIOR
5 de diciembre de 2017

Los empresarios José Graña Miró Quesada y Hernando Graña Acuña, de la constructora Graña y Montero; Fernando Camet Piccone, de JJ Camet Contratistas Generales; y José Castillo Dibós, de Ingenieros Civiles y Contratistas Generales ingresaron ayer en el penal de máxima seguridad de Ancón 1, también conocido como Piedras Gordas.Ahí, por decisión del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), cumplirán la medida de prisión preventiva por 18 meses que en la madrugada del lunes les impuso el juez Richard Concepción Carhuancho. Desde este penal afrontarán la investigación que por delitos de colusión y lavado de activos, bajo los alcances de la Ley Contra el Crimen Organizado, realiza el Equipo Especial del Ministerio Público para el caso Lava Jato en el Perú.Ancón 1 es un penal que ofrece las medidas de seguridad necesarias para que su reclusión no les genere problemas personales, a la vez que asegura el aislamiento necesario para que la fiscalía prosiga sus investigaciones sin altibajos, explicaron en el INPE.En Ancón 1 están recluidos otros procesados por el caso Odebrecht, como el ex viceministro Jorge Cuba Hidalgo, el ex gobernador del Cusco Jorge Acurio Tito o Martín Belaunde Lossio.Si bien la prisión preventiva impuesta por el juez es por 18 meses, su permanencia en el penal dependerá del resultado de la apelación que presentaron sus abogados ante la Sala Penal Nacional de Apelaciones. Si la medida es revocada, salen antes. Si la confirman, cumplen los 18 meses.Lo mismo sucederá con Gonzalo Ferraro Rey, directivo de GyM, contra quien se dictó 18 meses de prisión domiciliaria que cumplirá en una clínica local, donde está internado para tratarse del cáncer.